Sin Banderas y Denominaciones es el  nombre que lleva la convocatoria que Stuardo Colom y Carlos Rios están realizando para orar por Guatemala este próximo sábado 16 de mayo. Ellos nos comentan más acerca de la iniciativa de la campaña, y de la necesidad que existe en nuestro país por realizar mas acciones que generen un verdadero cambio en los guatemaltecos.
¿Qué lo motivó a realizar esta convocatoria?
Nos movió la palabra de Dios cuando dice que la creación (en este caso Guatemala) gime por la manifestación de los hijos de Dios, cuando dice que debemos levantar manos santas en todo lugar y orar por los que están en eminencia. Es momento para que los hijos de Dios demos a conocer su justicia.
¿Han recibido apoyo por parte de otros ministerios?
Desde la concepción de esta iniciativa de oración, que hemos llamado SIN BANDERAS Y DENOMINACIONES, no hemos buscado el apoyo de los ministerios institucionales, sean estos denominaciones, misiones o iglesias. Mejor aún, es una convocatoria al pueblo del Señor que entiende su posición en este tiempo, lo discierne y sabe que debemos unirnos para orar, sin distingo ministerial.
¿Qué porcentaje de personas han acudido al llamado de dicha convocatoria?
Según Ezequiel 22:30 Dios solamente está buscando a UNO que se ponga en la brecha entre su decisión de juicio y la tierra. Por ello, aunque sabemos que es bueno que se involucren cada vez más personas, el número no es relevante, sino el sentido y unidad que esto puede generar. En la primera convocatoria del sábado 2 de mayo tuvimos a 150 personas y para este sábado 16 esperamos unas 200.
¿Cuál es su opinión acerca de la situación que atraviesa nuestro país?
Mi opinión personal es que la situación del país es producto de una degradación social, familiar, institucional, política y sobre todo espiritual. Creo que es una situación lamentable y que Dios la está permitiendo para que los que tenemos respuesta a esos graves problemas de corrupción, impunidad, injusticia y violencia, nos manifestemos obedientemente, en unidad, y sin protagonismos mezquinos. La iglesia de Guatemala tiene la respuesta.
¿Considera que para que la situación de nuestro país mejore es necesario contar con un líder cristiano al frente del mismo?
Considero que no, más bien creo que todos los cristianos debiésemos como buenos discípulos de Jesús afectar la sociedad desde la trinchera donde estemos e ir permeando la sociedad de abajo hacia arriba. Un presidente cristiano no cambiará Guatemala, solo lo hará Jesús por medio de su iglesia, de sus discípulos.
¿Existen ministerios o entidades que se han pronunciado en contra de este movimiento?
Los hay tanto a nivel personal como también a nivel institucional. Un objetivo claro que tenemos con esta convocatoria de oración es la unidad del cuerpo de Cristo, que si actualmente ya se encuentra dañada, no haremos comentarios al respecto que puedan dañarla más. Respetamos lo que cada persona o ministerio crea y practique.

Deja tu comentario:

comentarios