sample-ad

¡Se necesita ser valiente para dejar el pasado en su lugar en el pasado!

Comprendí que mi pasado podía ser mi peor enemigo o mi mejor maestro; mi mayor terror o el más grande comienzo. Podemos tomar el camino del temor, correr a la cueva y negar con todas las fuerzas lo sufrido. Pero también podemos ser valientes y enfrentarlo, reconociendo la realidad que nunca se deseó, pero dándonos la oportunidad de vencerlo, tratar con el dolor, sanar y salir victoriosos.

Por: Debbie Mendoza

Hay poder en tu pasado, este puede marcarte y atraparte. Puede llenarte de amargura, odio, culpa, rencor y venganza, o puedes ser consolado y convertirte en un sabio maestro. Tu pasado puede transformarte en una persona llena de empatía, compasión y amor para ayudar a otros.

He encontrado que el pasado puede ser muy atractivo para algunos, y aunque no quieran repetirlo, los recuerdos los atraen y lo reviven en su interior. Son como aquellos que tratan de salir de la arena movediza en la cual quedan estancados y se hunden cada vez más. Sin embargo, cuando te tomas de la mano de Dios, Él te transforma, te llena de esperanza, y esta te da ánimo para avanzar cada día.

Cuando un terremoto deja todo en escombros, podemos ver la desolación espantosa en aquellas edificaciones en donde antes nos refugiábamos y descansábamos, donde nos sentíamos seguros. Así es nuestra vida cuando pasa una crisis, todo se derrumba.

Si Dios nos levantara del suelo, nos diera una nueva esperanza y pusiera delante de nosotros una nueva casa; segura, totalmente habilitada y hermosa, nos miraríamos muy mal si regresáramos a los escombros en busca de cosas que ya no tienen valor o sentido. Así son las heridas del pasado ¡no valen la pena! No podemos vivir nuestra nueva vida si seguimos con los ojos puestos atrás.

Job dijo que olvidaríamos la miseria y que nos acordaríamos de ella como aguas que pasaron (Job 11:16). El pasado quedó atrás, no se puede hacer nada por cambiarlo. El presente es regalo que Dios nos da como una nueva oportunidad de tener un lindo futuro. No hagamos del pasado nuestro presente. Sé valiente y déjalo donde le corresponde, ¡en el pasado!

Facebook Comments

Website Comments

  1. evelyn olla
    Responder

    Pastora Debbie de Mendoza tuve la oportunidad de conocerla y bendijo mi vida atraves de su testimonio me encantaria seguirla .
    .Dios la bendiga y siga usando!!!!

  2. Claudia María Medina de Sorck
    Responder

    Quiero Felicitar a la Pastora Debie su mensaje es muy edificante para la vida de todos, por que todos hemos pasado por momentos difíciles, y esos omentos nos ayudan a ser mas fuertes y saber que de la adversidad siempre hay un aprendizaje que viene cargado de bendiciones.
    Mis respetos y admiración para ustedes queridos Pastores, que aunque no asista a la iglesia de ustedes, estos hermosos mensajes me ayudan a ser mejor día a día.

  3. caterine vasquez
    Responder

    Excelente y de mucha ayuda para los que aún no hemos soltado esas amarguras o sanar nuestros corazones, yo los admiro a los estuve en su red pero el ya no verlos me dio tristeza para mi son una gran bendición y los admiro mucho

  4. Amelia
    Responder

    Muy lindo pensamiento y mensaje, pero no puedo evitar sentirme un poco desmotivada cada vez que leo este tipo de historias cuando se exactamente a que se refiere. Usted es una buena mujer pastora Debbie, y su esposo la lastimó y rompió el pacto que hizo con usted el día de su boda y si no fuera porque necesita del evangelio para hacer dinero, no estarían dandole tan duro a su “testimonio”. Usted se merece algo mejor. No ese “hombre” que tiene por esposo. Siento que darle y darle a este tipo de cosas hace más daño que bendición. Porque están enseñando a que la infidelidad y el adulterio es aceptable. Sino seguirían en casa de Dios no? Por algo ya ni se asoman. Solo digo. Usted se merece algo mejor.

  5. Damaris Garcia
    Responder

    Gracias Pastora Debí por ser tan valiente de compartirnos su proceso la admiro el Mundo necesita más mujeres como Uds necesitamos heroínas como Uds todas amamos a las heroínas y al final nadie tiene derecho a criticar su decisión de perdonar a su esposo y menos de lanzar piedras a su matrimonio, ningún matrimonio es perfecto todos como seres humanos cometemos errores en su momento el Pastor chofo fue de mucha bendición en mi vida y jamás lo criticaría ni lo juzgaría como mucha gente lo a echo y hoy pastora hoy Uds esta siendo de gran bendición en mi vida y en la vida de muchas mujeres que Dios guarde sus corazones de los ladridos de la gente y que les siga permitiendo muchos años de felicidad les admiro a los dos y les bendigo, me encantaría poder seguirla en alguna página!!!

  6. Patricia Mendoza Giorgis
    Responder

    Un momento de reflexión con Jesús!!!! Lindo leer esto y sentirme reconfortada y segura de ver más hacia adelante Él es fiel amigo. Gracias

Post a comment