No es exagerar, pero casi todo mundo se sabe de sobra lo síntomas de la enfermedad que nos tiene alarmados, Covid-19. Sin embargo hace unas semanas una representante del ministerio de Salud de Francia, Jérome Salomon dijo «Los otorrinolaringólogos observaron un recrudecimiento en los casos de anosmia aguda, que es la pérdida repentina y sin causa aparente de la capacidad para detectar olores».

Esto es todo un nuevo acontecimiento que viene a tomarnos por sorpresa, por ello varias sociedades medicas como la española y la del Reino Unido lanzaron comunicados urgentes que recomiendan aislamiento preventivo de las personas que dejan de percibir olores de manera repentina o abrupta.

Los humanos tenemos células en la parte posterior de la nariz, las cuales contienen proteínas que son atacadas por el famoso Covid-19, el virus se aloja en ellas para ingresar al organismo, aunque esto varia según las características de cada individuo.

Ante esta situación, el deterioro de las células del epitelio nasal —células necesarias para una adecuada función olfatoria— conducirían directa o indirectamente a un sentido del olfato (y hasta del gusto) alterado.

Los investigadores llegaron a esas conclusiones tras centrarse en datos genómicos de humanos y de ratones.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos