sample-ad

José María Muñoz Domínguez, conocido como Hno. Chemita, nació en Jalpatagua, departamento de Jutiapa, el 8 de diciembre del año 1918. Su madre Gertrudis contrajo matrimonio con Federico Muñoz, quien se constituyo en padre adoptivo del Hno. Chema.

Por: Redacción Revista actitud

El niño José María, estudió en el colegio El Jardín de las Rosas, donde creció cerca de la Srita. Estella Zimerman, fundadora de dicho Colegio. Ella marcó sus primeros pasos en su vida cristiana. ya que siendo una de las fundadoras de la Misión Centro Americana, condujo a Chema a asistir a la Iglesia conocida como “LAS 5 CALLES” ubicada en la Avenida Bolívar y 20 calle zona 1.

Su inquietud por conocer más de la Palabra, lo motivó a trabajar en la Librería Cristiana de la misma iglesia, donde al ser aceptado como empleado, solía devorarse cuanto libro caía en sus manos. Posteriormente conoció a la Srita. Alba Concepción Mazariegos Andrade, hija del Licda. Encarnación Mazariegos De León con quien no gozaba de su beneplácito, hasta que deseando contraer matrimonio, tuvieron ir a consagrar su boda en una iglesia de la Ciudad de Jutiapa.

Conoció al misionero norteamericano Juan Franklin, quien lo condujo a una experiencia pentecostal, desconocida para el joven José María Muñoz, el de recibir el bautismo en el Espíritu Santo hablando en nuevas lenguas. En el año de 1940 fue nombrado para pastorear la Asamblea de Dios Central, ubicada en la Avenida Elena y 29 calle zona3. Durante casi 15 años pastoreo dicha iglesia, durante su pastorado la junta misionera de Springfield, Missouri, financió la construcción del templo.

En 1953, el Pastor Chema fue invitado a participar en la cruzada del evangelista T.L. OSborn donde se manifestaron miles de conversiones a Cristo, sanidades asombrosas de paralíticos, sordos, ciegos, y de todas las enfermedades conocidas, que condujeron a muchas de las personas salvadas y sanadas, a integrarse a la membresía de la Asamblea de Dios Central.

Cuando el hermano Chema dejo la iglesia Asambleas de Dios, la membresía ascendía cerca de 1500 miembros, lo que la convirtió en los años 50 la iglesia evangélica más grande de Centro América. La iglesia empezó a expandirse rápidamente por todo el territorio nacional.

En tan solo 10 años, el Hermano Chema había fundado 312 iglesias en Guatemala bajo la bandera de Las Asambleas de Dios.

En el año 1955 fue trasladado a la ciudad de Quezaltenango, donde en solo 3 meses, ya tenía una iglesia con 250 miembros, una programa de radio y un ministerio de enseñanza que fue desarrollando conforme pasaron los meses.

En la capital estaba un grupo de 500 personas de la Asamblea de Dios central, que no conforme con tener a su pastor tan lejos, lo mandaron a traer a la capital, donde se inició la iglesia “DEL PRINCIPE DE PAZ” aunque con otro nombre en su inicio. La primera sede estuvo ubicada en la 22 calle y Avenida Elena de la zona 3.

La radio fue un factor muy importante en el ministerio del Hno. Chema, fue el primero en transmitir un programa evangélico en Guatemala. Su voz fue escuchada en la extinta Radio Bolívar. Recibió el galardón de locución, por su voz privilegiada. Su programa en TGW, fue multipremiado ya que fue en un tiempo el más popular por el sin numero de cartas que llegaban. Fundó el programa “Amaneciendo con Cristo”, el cual actualmente se transmite por radio Voz Evangélica de América.

El Hno. Chema inició su propio Instituto Bíblico que hoy lleva su nombre, apoyado por la hermana María de Esquivel y su esposo radicados en Barberena, desde donde las iglesias se multiplicaron en todo el oriente del país, Baja y Alta Verapaz, El Petén, Escuintla, Retalhuleu, San Marcos, Quezaltenango, Sololá, Huehuetenango, El Quiché, siendo el Guatemala el departamento donde las iglesias del Príncipe de Paz tuvieron un auge mayor.

SU PARTIDA

El 27 de noviembre del año 1978 a pocos días de que cumpliera 61 años de edad, falleció José María Muñoz Domínguez; evangelista, pastor, maestro, apóstol; un gran hombre de Dios que abrió brecha al pentecostalismo en Guatemala, la misión que formó llamada Príncipe de Paz, contaba, a la fecha de su deceso, con más de 33,000 miembros y mas de 500 congregaciones.

Publicado en la edición impresa número 38, en Marzo 2013

Facebook Comments

Post a comment