«Ser profeta es un don, no una profesión; la iglesia a la que asisto es evangelista y profética, pretender que me aleje de la religión es alejarme de mi identidad y mis principios». –Dina Ochoa

Un reciente nombramiento dado por el presidente de la República, Jimmy Morales, ha sido fuertemente cuestionado, —en especial por los medios de comunicación—, al nombrar a Dina Ochoa como magistrada titular de la Corte Suprema de Justicia.

Dina Ochoa es profeta, y precisamente en esto se centran las críticas que su nombramiento ha generado, denotando una fuerte crítica  hacia su persona por ser conocida como profeta, aunque en algunos casos se nombra a los profetas como ministros de culto legalmente inscritos, no es el caso de la magistrada Ochoa; esto es lo que distintos medios de comunicación han resaltado, argumentando que el artículo 207 resalta que uno de los requisitos para ser magistrado y juez es incompatible cuando se está nombrado legalmente como ministro de culto en el Ministerio de Gobernación.




ActitudNews sostuvo una entrevista vía telefónica con Ochoa para saber cuál es su postura y reacción ante las publicaciones de los distintos medios de comunicación. Nos comentó que ella solamente es miembro de una iglesia, y que la iglesia, en la que ella se congrega, extendió una carta que comprueba que solamente es integrante de dicha congregación.

«Me siento discriminada y violentada como mujer por el simple hecho de cuestionar mi creencia cristiana, no han discriminado a ningún hombre que esté ocupando algún cargo de gobierno y que sea cristiano, creo que esto se ha generado porque soy mujer evangélica»

Algunos medios argumentan que la religión puede confundir la aplicación de la justicia conforme a las leyes establecidas en el país, pero Ochoa menciona que esto no puede ser un tema de confusión para la aplicación de las leyes, ya que estás se aplican de acuerdo a los derechos y obligaciones de cada ciudadano, la única influencia que como cristiana podría generar es que no torcerá la ley.

En una carta extendida por el Ministerio de Gobernación, se aclara que no existen registros de Dina Ochoa como Ministra de Culto.

Ser profeta es un don y no una designación –salvo si se decidiera hacer legalmente–, la prohibición de la constitución es para un ministro ordenado, refiriéndose a la profesión de pastor o sacerdote.

El diario digital Nómada publicó una nota en torno a este tema, tomando como referencia una entrevista realizada por Revista actitud en 2012, la cual fue sacada de contexto, pues dicha entrevista fue desarrollada en base a la importancia de la fe en Dios y como esto le ha servido para desenvolverse en su cargo, haciendo referencia a cómo debe regir moralmente en sus acciones diarias y no en la aplicación de la ley.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos