La cultura está influyendo en la cristiandad en vez de que la cristiandad influya en la cultura

Es razonable esperar que, después de dos mil años de existencia, la iglesia sepa y entienda exactamente lo que Dios quería que fuese. No obstante, parece ser que lo verdadero es lo opuesto.

Por: John MacArthur

Al parecer, el camino de la religión en la cultura americana se ha convertido en el camino de la iglesia: un camino equivocado. Sheler, el filósofo alemán que se adentraba a los temas de la religión en su campo, asegura que la cultura está influyendo en la cristiandad en vez de que la cristiandad influya en la cultura.

Los críticos entre nosotros, y nuestra conciencia interior se preguntan cada vez más si hemos perdido nuestro compás moral y abandonado nuestra herencia espiritual. El profesor de Yale Stephen Carter, en su reciente libro, La cultura de la incredulidad, culpa esta decadencia cultural a lo que él cree ha sido una creciente exclusión de la religión de la vida pública. “Hemos forzado al fiel religioso… para que actúe como si la fe no importara”, argumenta Carter.

Aquí está el gran desastre evangélico: el no erguirse el mundo evangélico en defensa de la verdad como verdad. Esto tiene solo un nombre: acomodación: la iglesia evangélica se ha acomodado al espíritu del mundo de esta época. Primero, ha habido un acomodamiento en la Escritura, de manera que muchos que se llaman evangélicos mantienen una perspectiva debilitada de la Biblia y ya no afirman la verdad de todo lo que la Biblia enseña –la verdad no solamente en asuntos religiosos, sino sobre las áreas de la ciencia, la historia y la moralidad-. Como parte de eso, muchos evangélicos están aceptado ahora los métodos de la alta crítica en el estudio de la Biblia.

Alentadoramente, los años 90 han sido una serie de libros llamando a la iglesia a que vuelva a la primacía d Dios y la Escritura. Advirtieron fuertemente que la iglesia está siendo atrapada lenta pero fijamente por la cultura.

Los pastores y teólogos evangélicos pueden aprender de la experiencia convencional de poner la relevancia por encima de la verdad. Debemos evitar la trampa de lo novedoso y vendible que, se nos dice, hará más fácil que los modernos crean. Los métodos pueden cambiar, pero nunca el mensaje… Somos llamados a ser fieles administradores de una gran y confiable herencia teológica. Tenemos verdades que afirmar y errores que evitar. No debemos intentar hacer estas verdades más llamativas o amigables diluyéndolas.

Es interesante, pero este claro llamamiento a un ministerio confinado a la Biblia no viene de ala conservadora de la evangelización. Antes bien, es una advertencia a las iglesias evangélicas de uno que intenta traer un reavivamiento dentro de la liberal United Methodist Church. Advierte a la iglesia para que evite en su ministerio la “ruta amigable al usuario” porque su destino es predecible: dentro de una generación, o como mucho dos, las iglesias perderán si dirección y vida espiritual.

Extracto del libro: El Ministerio Pastoral
Autor: John McCarthur
Editorial: Grupo Nelson

 

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos