TD-actitud

La mala gestión de la empresa, insuficiencia del capital, problemas para vender y la falta de planificación, son algunas de las razones más comunes por las cuales una empresa se ve obligada al cierre de la misma, mostrando deficiencias graves en el establecimiento de las estrategias, debido a que no se tiene un plan de negocios claro y establecido por el líder, que en algunos casos cuenta con muy poca experiencia, al igual que sus empleados.

Estudios realizados en Latinoamérica revelan que el 80% de las empresas fracasan antes de llegar a los cinco años y el 90% no llega a los diez. La mayoría de los problemas de las empresas radican en la insuficiencia del capital y en la mala gestión y organización del negocio. Una de las principales causas es la falta de experiencia que el líder tiene al escalar negocios; sin embargo, muchos de los propietarios de estas empresas atribuyen la causa de la quiebra de sus negocios a problemas externos, entre ellos, los grandes problemas económicos que enfrenta el país. Pero, en algún momento todas las empresas se enfrentan con altibajos, la interrogante es, ¿por qué algunas logran crecer a pesar de enfrentase con problemas similares?

Analistas empresariales creen que uno de los problemas radica en el propio negocio, debido a que los líderes de las empresas no analizan, ni estudian correctamente el mercado al cual se dirigirán, ni la competencia que tendrán al introducirse a un selecto grupo objetivo. Los emprendedores deben tener claro que al iniciar un negocio deben estudiar, explorar y descubrir cómo su negocio puede ser rentable; no basta solo con crear un “producto diferente”, ya que por más innovador que éste sea, si no se analiza y entiende correctamente al mercado, no servirá de nada. Estudiar al cliente no solo  significa definir cuál es su nivel socioeconómico, sino es precisar qué es lo que lo motiva a preferirlo como marca o empresa.

En nuestro país existen muchas razones para crear un negocio, pero muchos de ellos se crean solamente por necesidad y no por oportunidad. Muchos de los emprendedores están creando un empleo y no una empresa, ya que la única razón que encuentran para crear un negocio radica en querer hacer dinero, explica Julio Zelaya, Presidente y Director de The Learning Group.

La falta de “fuerza” del líder es otra de las causas por las cuales una empresa no pasa la denominada “prueba de ácido”, debido a que su rol cambia a un rol más administrativo, haciendo que su desgaste sea aún mayor, lo cual detiene la inercia de crecimiento que la empresa había producido al inicio, menciona Willy Gómez, Decano de la Universidad de San Pablo de Guatemala.

El líder siendo la parte fundamental del negocio, debe enfocarse en evaluar las estrategias y planificación que su empresa requiere para ser llevada al éxito, ya que cuando se carece de éstas es cuando la empresa presenta deficiencias en distintas áreas, siendo el área de ventas y administración las más afectadas. Por ello, la humildad de reconocer que el siguiente impulso no es solo su resultado, y la habilidad de traer a la gente correcta a la dirección de la empresa hará sostenible el crecimiento necesario para la subsistencia en un mundo altamente competitivo. Estudios revelan que cuando un líder no está capacitado para asumir un compromiso tan grande como lo es el encaminar una empresa al éxito, este tiende a carecer de fuerza y conocimiento, lo cual hace que el negocio no sea lo esperado y genere el cierre del mismo. Por ello, se documentan muchas supuestas quiebras de empresas en donde los emprendedores simplemente abandonaron sus negocios por encontrar una opción fija y estable de empleo, agrega Julio Zelaya.

El Director General de Grupo Misol, Anner Mejía, considera que otro de los problemas radica en la falta intencional y constante de invertir en los recursos de innovación de la empresa, ya que cuando se inicia un negocio se tiene una idea diferenciada que permite la aceptación del mismo. Pero, al continuar con la empresa, no se siguen evaluando las mejores opciones o alternativas que permitan agregar valor al negocio, eso al final hace que el cliente no se sienta lo suficientemente atraído a la empresa. Al momento de realizar una planificación es importante tomar en cuenta la innovación, ya que si se carece de este elemento es muy probable que la empresa no tenga cómo sustentar y mantener una fluidez en los negocios.

Empresas-que-cesan

En definitiva, todas las empresas se enfrentan a los mismos retos, pero depende del líder saber guiar a la empresa por un buen camino. Según Michael Gerger, hay tres roles que todo emprendedor debe tener: el visionario, el técnico y el administrador. Los emprendedores tienen usualmente uno de los tres desarrollado, pero no los tres. Se requieren los tres roles en un negocio y, ante la imposibilidad de contratar personal más calificado (por falta de financiamiento en las etapas iniciales), el costo de escalar un negocio es elevado, muchas veces arriesgando el futuro mismo de la organización.

Deja tu comentario:

comentarios