Quiero abordar uno de los temas más interesantes, que a diario, son motivo de conversación o discusión en la mayoría de los hogares.  Estas conversaciones o discusiones se derivan debido a los tres grupos de padres que existen respecto a este tema.  Por un lado tenemos a los padres afectivos, que cuentan los años y hasta los alargan para compartir con sus hijos, por otro lado, están los padres que desde el vientre consideran los estímulos como una base importante para el desarrollo de sus hijos y en tercer lugar y quizás el más popular, los padres que por presiones laborales desde antes del nacimiento está buscando un refugio para el cuidado de sus hijos, de allí el nacimiento de los “Day Care” o centros de estimulación temprana y guarderías infantiles.

Pedagógicamente consideramos que la estimulación temprana es una base importante desde los dos años, ésta puede darse tanto en casa –con una sabia selección de materiales educativos, en lugar de juguetes populares como memorias, piezas de ensamble, legos, cubos, cajas de sonidos, fichas o videos–, como también, dentro de un centro educativo, especializado en estas edades en donde se combina la tarea maternal, con el aprendizaje a partir de los tres años.

Con el deseo de mantenerme en una línea equilibrada enumeraré las ventajas y desventajas de iniciar la vida educativa a temprana edad. 

Ventajas:

  1. El lenguaje se articulará y perfeccionará de una forma rápida.
  2. Se desarrollan destrezas de lógica y análisis mucho más que en casa.
  3. Aprenderán a leer y escribir con mayor facilidad.

Desventajas:

  1. ¿Quién formará los cimientos de nuestros hijos?
  2. Medidas de seguridad y controles que no se comparan a los de casa.
  3. Aspectos de salud podrían pronunciarse, especialmente en aspectos digestivos.

El aprendizaje es un camino que se inicia desde el mismo momento en que nacemos, cuando somos bebés.  Una vez que dominamos los mecanismos básicos del lenguaje oral, se inicia otro gran reto, aprender a leer y escribir.  Por esto, se estima que la edad ideal para el aprendizaje de la lectoescritura es entorno a los seis años.

La sabiduría y paz viene solamente del Señor, no duden que Él dará la guianza necesaria para estas decisiones en la medida que busquemos su consejo en oración.

Por: Licda. Sucely de Díaz
Directora Liceo Cristiano Roca de Ayuda

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos