Veo más que evidente la mano de Dios en ese país, no solo por su cultura y su religión que gira alrededor de la fe, sino también porque es sorprendente cómo un país con tan solo 65 años de existencia tenga la posición que Israel tiene en el mundo.

Mientras espero mi vuelo de regreso a Guatemala en el aeropuerto de Israel, escribo estas líneas que eran inevitables dado el impacto profundo que ha tenido este viaje en mi vida. Un poco cansado pero bastante reflexivo.

Por: Alexis Canahui
@alexiscanahui

Solo les contaré acerca de mi cuarto día de exploración por tierra santa, para guardar el reportaje más amplio para la siguiente edición de la revista, y así narrarles en detalle y con fotografías mis apuntes de este hermoso país.

Cuando llegamos a Tel Aviv era de noche y la deslumbrante ciudad me hizo darme cuenta de que es una ciudad sofisticada. En mi percepción Tel Aviv es una metrópoli de primer mundo, grandes edificios, diversidad gastronómica y comercio floreciente. Con todo lo que se ve en las noticias no pareciera ser un país del Oriente Medio, más bien parecida a Nueva York.

Hoy por hoy es una potencia tecnológica y el segundo país con más startups por habitante en el mundo, tanto así que facebook instaló 4 pisos en un edificio del centro empresarial. Hay por lo menos 4,000 emprendimientos tecnológicos activos. Es una ciudad que vive un ecosistema de creación constante.

La agenda detallada para ese miércoles era una intensa visita al mirador de la franja de Gaza, que se encuentra a tan solo 800 metros de la frontera que divide a Israel de tierras palestinas. Gaza es una ciudad habitada por palestinos que está dentro de Israel, con quienes mantienen un constante conflicto militar.

Ese día descubrí que Tel Aviv es una ciudad en expectativa. En cualquier momento se puede activar una sirena que alerta un código rojo y tienen de 7 a 15 segundos para refugiarse en la habitación blindada que desde el año 2,000 todas las casas por ley deben tener, o en uno de los búnker que están colocados estratégicamente en las paradas de buses.

El mirador es un lugar para nada visitado por turistas, pero que civiles de la localidad utilizan para pasear y compartir alguna comida con su familia, en donde están invitados los soldados de turno. En esta zona hubo un ataque que ascendió a cuato mil misiles en solo cincuenta días durante el 2,014; a lo que Israel respondió con un operativo denominado margen protector, lo cual refleja la postura de Israel de invertir más en armamentos de defensa que de ataque.

Muchos de estos misiles apuntaban a Tel Aviv, pero Israel creó un sistema, al cual llamó cúpula de hierro, que detecta la circunferencia de los misiles y los intercepta en el aire. Este sistema consiste en que, en el momento de identificar el ataque de un misil es desarticulado en el aire por otro misil de tecnología israelí. Cuando esto sucedía los palestinos declaraban: ¡Su Dios los protege!

Veo más que evidente la mano de Dios en ese país, no solo por su cultura y su religión que gira alrededor de la fe, su esperanza de vida y prosperidad, o su resiliencia; sino también porque es sorprendente cómo un país con tan solo 65 años de existencia tenga la posición que Israel tiene en el mundo. Sin lugar a dudas puedo decir: DIOS ESTÁ EN ISRAEL.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos