Aquí tienes algunos consejos y ejemplos poderosos sobre la construcción de alianzas que puedes usar para construir tu pequeña empresa.

Por: Becky Sheetz-Runkle

Jay Abraham, estratega del mercadeo y escritor, sugiere compartir recursos. Si tú necesitas un equipo de ventas pero tu empresa joven o en problemas no se lo puede permitir, encuentra un socio que no sea competencia en tu campo, que tenga un equipo que no esté siendo aprovechado completamente, establece una empresa conjunta y compartan los beneficios. Si necesitas un almacén, encuentra una empresa con espacio de almacenaje sobrante o capacidad de ejecución, y únete a él para compartir el crecimiento.

El trueque también puede ser una gran ayuda para tu empresa, aunque a menudo se ve con escepticismo. Después de todo, consiste en hacer dinero, no en cubrir gastos, ¿no?

Libro "El arte de la guerra" de Becky Sheetz-runkle. Editorial Grupo Nelson.

Libro “El arte de la guerra” de Becky Sheetz-runkle. Editorial Grupo Nelson.

No tan rápido. Piensa en una experiencia que tuvo Abraham. Él trabajaba con el tercer editor del mercado de las publicaciones sobre viajes, que estaba luchando por vender publicidad en cualquiera de los modos predecibles. El editor había obtenido ofertas de trueque de negocios, pero las había rechazado. Sin embargo, Abraham y su equipo convirtieron esos trueques en efectivo a cincuenta centavos de dólar. Esto igualaba en cinco veces el costo de la publicidad. La revista fue capaz de intercambiar el espacio publicitario a cambio de bienes o servicios que valían 10.000 dólares por página a negocios felices de pagar cincuenta centavos por la publicidad.

En otra historia exitosa de trueque, Carnival Cruise Lines comenzó a intercambiar camarotes vacíos de otro modo por anuncios en radio, televisión y periódicos. Lo que obtuvo a cambio fue una publicidad constante en un centenar de ciudades por un período de más de diez años. Además, esos pasajeros de los medios gastaban una generosa cantidad de dinero en el bar, el casino y la tienda de regalos. Abraham estimó la cantidad de esas ventas en cientos de millones de dólares. El propietario se convirtió en multimillonario y una de las personas más ricas de Estados Unidos según la revista Forbes.

¡Ese es el poder del trueque! Conlleva visión y creatividad, pero se puede compensar de maneras muy grandes.

Deja tu comentario:

comentarios