7 − tres =



+ 8 = catorce


Se caracteriza por ser una mujer feliz y una auténtica hija de Dios. Madre de dos hijos: Daniel y Ángela María. Hija del maestro del periodismo en Colombia, Gonzalo González Fernández, un destacado intelectual, primo del Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.

Hablamos de Sonia González, una profesional reconocida por su trayectoria y experiencia como Emprendedora de Competencias en Comunicación, quien a través de conferencias, seminarios y programas de capacitación, ha influenciado a más de 35 mil empresarios, CEO’s, presidentes, directivos y líderes en general.

Es autora de varios Best Seller. En el año 2010 publicó el libro “Mentoring para Comunicadores Inteligentes”; en el 2013 escribió “El Efecto” y en el 2014 lanzó “¡Power People! El Poder de la Comunicación Inteligente”.

¿Qué es lo más complejo y complicado en la comunicación?
Lo más complejo es la falta de concientización existente, acerca de la importancia misma de la comunicación como una competencia vital para todos los campos de la vida.  Tanto en lo profesional como en lo personal.  La comunicación es la vida misma.

La comunicación es sin duda alguna, la competencia que atraviesan todas las otras competencias y valores del liderazgo, como el trabajo en equipo, el servicio al cliente, la innovación, entre otras.

¿Qué tanto influye la comunicación en las personas que desean liderar a un grupo de personas?
La comunicación es el 80 por ciento del éxito de una persona en una presentación o en cualquier faceta de su liderazgo, el resto es el conocimiento del tema.  Sin embargo, el paradigma de muchos es pensar que el conocimiento es lo único que basta o que es lo más importante.

Creo a ciencia cierta que la comunicación asertiva debe partir del ser, más que del saber o el hacer.

Un buen líder es aquel que se comunica en forma empática con su equipo, y lo lleva a otro nivel a partir de su inteligencia comunicacional.

¿Puede diferenciarse a un buen líder por la manera en la que se comunica?
Por supuesto.  Un buen líder conoce el valor de la conexión.  Una de mis consignas favoritas es: “Sin conexión no hay comunicación”.  Y este vínculo se logra a través de mirar, escuchar, valorar y sonreír.  Va más allá de mandar y de dar órdenes.  Un líder conoce el efecto de la calidez.

Todo lo que uno le dice a su gente se le retorna como un poderoso bumerán.  Igual en la empresa que en la casa, con la pareja o con los hijos.  La comunicación inteligente cuenta con un efecto retorno.

¿Cuáles son los errores más frecuentes que comete un líder al comunicarse?
Los líderes que cometen errores cuando se comunican es justo, porque no conocen el valor de la comunicación como parte fundamental de su desarrollo y de su éxito, tanto en el ámbito profesional o como individuos.

Los errores más comunes, –aunque prefiero llamarlos oportunidades de mejora–, generan lo que llamo en mi último libro ¡Power People!, los inhibidores de la comunicación.

Entre los más comunes están: el miedo a no ser aceptado, el negativismo y fatalismo, la excesiva y compulsiva búsqueda de lo extraordinario.

¿Cuál es la manera en la que debe comunicarse un líder para transmitir una actitud positiva?
Para que un líder se comunique con una actitud positiva, debe conocer los seis factores de éxito que menciono en mi libro ¡Power People! Además debe transmitir:

  • Ganas de comerse al mundo con todo lo que dice y hace.
  • Ánimo resuelto para lograr el alcance deseado.
  • Fuerza interior para convencer.
  • Asertividad para encontrar el balance entre no ser ni agresivo ni pasivo.
  • Autoestima, porque si no se ama a sí mismo, no podrá amar a nadie.
  • Inteligencia emocional y espiritual para saber de qué está hecho.

¿De qué manera influye el carácter de las personas en la comunicación?
En mis 5 libros hablo acerca de los perfiles de comunicadores.

Mi propósito es construir  una cultura de comunicación inteligente, que les permita a las personas entender que uno no se comunica solo desde las técnicas de Comunicación Efectiva, sino que más allá de la técnica.  La gente de potencial transmite desde su esencia personal, desde su temperamento, carácter y personalidad.  Por eso es importante el componente de inteligencia emocional conectado a la inteligencia comunicacional, que implica autoconocerse para autoregularse.  Porque si conozco bien mi carácter, podré saber por qué me comunico de cierta manera; algunas veces más directo, otras más efusivo y otras veces más tranquilo.

Cuando conozco mis fortalezas y oportunidades de mejora, y los trabajo día a día, podré crecer en mi nivel de impacto e influencia.

¿Cuáles son los principales problemas que enfrentan las personas al hacer un mal empleo de la comunicación?
Todos. El mal uso de la comunicación afecta todo. Las relaciones interpersonales, las oportunidades de ascenso en las empresas, la posibilidad de que se abran nuevas puertas, los sueños y todos los proyectos.

Puedes contar con una excelente idea o proyecto, pero si no lo sabes transmitir de nada sirve.

En mi libro ¡Power People!, hablo acerca del IPad de la comunicación, –es un regalo imaginario para los lectores–, si lo leemos letra por letra, podemos lograr en sentido figurado, nuestro IPad de la comunicación así:

I= Inteligencia P=Poder A=Amor D=Dominio Propio.

Un buen empleo de la comunicación debe contener esos cuatro componentes: inteligencia, poder, amor y dominio propio.  Si falta uno de los tres, los demás no funcionan.

Un comunicador puede tener mucho poder para motivar o convencer, pero si no cuenta con el suficiente amor por las personas que tiene al frente, o por el tema que trata, o por sí mismo, de nada servirá.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!