Seamos soñadores prolíferos

Albert Einstein, Abraham Lincoln, Dr. Martin Luther King Jr., Steve Jobs, Bill Gates, Walt Disney y José. ¿Puede adivinar qué tienen en común todas estas personas? Todos fueron soñadores prolíferos. Es imposible poder describir adecuadamente el poder de un sueño. Cuando Walt Disney hablaba de soñar, enfatizaba este hecho. Decía: “Si puede soñarlo, puede hacerlo. Recuerdo que todo esto comenzó con un suelo y un ratón”. La gran influencia del imperio Disney comenzó con el sueño de un hombre.

Por: Jim Raley

Los sueños son poderosos. Sin sueños no habría bombillos, aviones, trenes o sistemas interestatales.

Los grandes soñadores cambian el mundo y lo convierten en un lugar mejor. ¡No subestime el poder de un sueño, especialmente el suyo!

Dios puede liberar en su vida un sueño tan poderoso que se manifestará de una forma mucho más poderosa de la que jamás imaginó. José tuvo un sueño tan explosivo que lo lanzó a una promoción sobrenatural.

Dios le mostró a José la promesa del sueño pero no el proceso. Él debía vivir el proceso.

Hay algunas lecciones muy poderosas que podemos aprender de José y su trayectoria. Dios le dio sueños increíbles y luego pasó un intenso proceso. Dios le mostró a José la promesa del sueño pero no el proceso. Él debía vivir el proceso. Y lo mismo sucede con usted y conmigo.

El sueño que Dios le mostró a José era tan poderoso que pudo sobrevivir incluso en los tiempos más difíciles. Mire el comienzo de José. Comenzó en la tierra de Canaán, con su familia. La palabra Canaán significa una tierra baja o un lugar bajo. Antes de elevarse al lugar alto de honor, reconocimiento y posición, tuvo que soportar el lugar bajo.

Todo el mudo atraviesa lugares bajos en el camino hacia el cumplimiento de sus sueños. Es importante destacar que sin los lugares bajos de la vida, no habrá lugares altos. En los lugares bajos se gana fortaleza; en los lugares altos se gana perspectiva. José se elevó al lugar alto de autoridad, pero no sin antes soportar los lugares bajos de la vida  (Canaán).

Usted y su sueño son valiosos y preciosos. ¡Tiene que perseverar en su objetivo porque en el momento preciso las personas precisas reconocerán este mismo hecho! Un sueño le dice que, a pesar de las apariencias, todavía no se ha  terminado todo. Independientemente de lo que esté enfrentando en este momento, todavía no ha llegado el final.

Jim Raley, Pastor de la Iglesia Calvario, Ormond  Beach, FL.

Facebook Comments