+ 8 = doce



uno + = 5


La Biblia es la herramienta más importante en nuestro crecimiento espiritual. Podemos decir esto con certeza gracias al buen trabajo de Greg Hawkins y Cally Parkinson.

En la investigación que hicieron para su libro Move, se propusieron identificar los factores clave para el crecimiento espiritual. Ellos hicieron la misma pregunta que nosotros: ¿cómo nos mudamos del desierto de Canaán? ¿De una fe débil a una fe viviente?

Por: Max Lucado

El estudio lo hizo una firma independiente de investigación de mercado. Esa compañía secular no tenía otro objetivo aparte de ganarse sus honorarios presentando un análisis preciso. Encuestaron personas en mil iglesias. Y lo que descubrieron hizo que a lo menos mil pastores arquearán las cejas.

Nada tiene un mayor impacto en el crecimiento espiritual que la reflexión en las Escrituras. Si las iglesias pudieran hacer solamente una cosa para ayudar a las personas en todos los niveles de madurez espiritual en su relación con Cristo, su opción sería clara: Deberían inspirar, alentar y equipar a su gente para leer la Biblia.

La clave para el crecimiento espiritual no es aumentar la asistencia a la iglesia o la participación en actividades espirituales. Las personas no crecen en Cristo porque están ocupados en la iglesia. Crecen en Cristo porque leen y confían en su Palabra.

¿Deseas más días de Gloria? Relaciónate con la Biblia. Medita en ella de día y de noche. Piensa y repiensa en la palabra de Dios. Permite que sea tu guía. Conviértela en tu primera fuente de respuestas. Deja que sea la autoridad máxima en tu vida.

No traces tu mapa según las opiniones de la gente ni las sugerencias de la cultura. Si lo haces, cometerás el mismo error del hijo del campesino a quien su padre envió a preparar el terreno para la siembra.

Le recordó que las líneas que arara tenían que ser derechas. -Selecciona un objeto al otro lado del campo- le dijo –y anda rompiendo el suelo directo hasta él-.

Más tarde, cuando el padre fue a supervisar el progreso del hijo, no encontró ni un solo surco derecho. Todas las hileras estaban desniveladas y disparejas.

-Creo haberte dicho que seleccionaras un objeto y araras en dirección a él-, le dijo el padre.

-Y lo hice-, respondió el muchacho. –Pero el conejo no dejó de brincar de un lado a otro-. Una línea recta, igual que una vida buena, requiere de un blanco fijo. Enfoca tu mirada en los inmutables principios de Dios. Deja que la Palabra de Dios sea la palabra de autoridad en tu mundo.

Esta decisión roza la piel de nuestra cultura. Preferimos la autoridad de un cubículo de votación, un encuestador o lo que nos haga sentir bien. Y ese tipo de resistencia no es una novedad de nuestros días. Cuando Pablo le escribió una carta a Timoteo, el apóstol estaba ayudando al joven pastor a lidiar con el furor del egoísmo en la cultura. Pablo enumeró diecinueve características de la gente (2 Ti 3.1-5) y todas eran fruto de la impiedad. ¿Cómo tratas con tal situación? Regresa a la Biblia.

Extracto del libro: Días de Gloria
Autor: Max Lucado 
Editorial: Grupo Nelson / HarperCollins 

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!