8 + = doce



+ cinco = 8


Marco Barrientos, el emblemático salmista ahora entregado a su faceta pastoral.

Por: Redacción Revista actitud

¿Quién es Marco Barrientos?

Soy un hombre entregado a cumplir la voluntad y el llamado que Dios ha puesto en mi vida. Me he desarrollado como pastor, adorador, conferencista y escritor. Desde los 17 años mi mayor anhelo ha sido servir a Dios con todo mi ser a través de los dones que Él me ha otorgado para compartir su palabra.

¿Cuál ha sido la decisión más difícil?

Dejar a un lado mi carrera universitaria como médico veterinario para dedicarme a la vocación pastoral
y de adoración a la cual Dios me estaba llamando. Esto ocurrió en los inicios de mi carrera, cuando tenia 18 años.

¿Un recuerdo de antaño?

Siempre he agradecido la oportunidad que Dios me dio al tener un padre muy trabajador y disciplinado. Sin embargo, no tuve la oportunidad de conocer a Dios desde pequeño debido a que mi familia no era cristiana. Fue hasta los 17 años que entregué mi vida a Jesús, y que mi padre por primera vez escuchó el evangelio saliendo de mi boca. Ver la disposición que mi padre tenía de escuchar, cambiar, abrir y entregar su vida a Jesucristo será, en lo personal, la memoria más conmovedora que venga a mi mente.

¿Cuál es su definición de liderazgo?

El liderazgo es influencia; es la oportunidad de aportar todo nuestro conocimiento en la vida de una persona que tiene potencial, es resaltar los elementos de sabiduría que pueden hacer que esa persona realmente aproveche las oportunidades que Dios le esta dando. Liderazgo es desafío; es sentir presión y tensión saludables, que hacen que una persona pueda salir de la cueva, la pereza, el desanimo y la indisciplina, convirtiéndose en una mejor versión de sí mismo, ya que sin el liderazgo eso no es posible.

¿Qué libro a usado de inspiración?

Uno de los libros que han inspirado a Marco Barrientos.

“El evangelio de los andrajosos” de Brennan Manning, es un libro que ha causado un profundo impacto en mi vida, desde el punto de vista de la sanidad emocional y espiritual que un líder necesita para función libremente.

Hoy en día existen demasiados capataces y lideres espirituales, hay demasiados generales de “cinco estrellas” y pocos patriarcas. Con esto no quiero decir que la disciplina y el orden no sean importantes, pero lo que más nos marca en el liderazgo no precisamente son los sistemas y procedimientos impuestos sobre nosotros por un líder fuerte. Por el contrario, lo que más nos marca son los actos de bondad, misericordia, aceptación y afirmación que un padre tiene sobre sus hijos espirituales, que lo sanará y libertará para que deje de ser temeroso y se convierta en un hombre y una mujer confiable y capaz de lograr los propósitos de Dios gracias a que su interior ha sido sano.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!