La hermosa firma de Dios al final del dia

De donde yo vengo (Galicia) se cuenta una leyenda muy bonita… Se dice que Dios, cuando descansó de crear al mundo, posó su mano sobre Galicia, y donde puso sus cinco dedos, se formaron las maravillosas cinco rías gallegas. Sabemos que es leyenda, solamente leyenda, pero es pura poesía y me parece preciosa.

Alguien me contó que en la pared de la casa de un amigo que tiene junto a un lado, hay una colección de cuadros. Cada uno de esos cuadros, muestra una foto de un atardecer, tomadas en diferentes estaciones del año. Cada una de ellas son bellísimas y diferentes entre si.

Cuando pienso en atardeceres y pinturas, no puedo dejar de recordar que Leonardo da Vinci, pintó la Mona Lisa en un atardecer, y siempre afirmaba que el mejor momento para pintar el rostro de una mujer, siempre es el atardecer. Puede que sea cierto, un atardecer es como mágico para tomar las fotografías más bonitas.

Mi amigo siempre decía que cuando miraba aquellas preciosas fotografías del atardecer, otro amigo suyo siempre definía, recordaba y repetía la frase acerca del atardecer:

LA HERMOSA FIRMA DE DIOS AL FINAL DEL DÍA”

Es cierto, Dios firma, pone su única firma maravillosa en cada ocaso, en todo lo que crea continuamente, pero de manera muy especial en cada uno de Sus hijos.

Me parece precioso el modo de crear de Dios, y poder constatar como nos hizo diferentes a cada uno de nosotros… Diferentes caracteres, temperamentos, personalidades, físicos, razas y colores, diversidad de modos de pensar en las cosas secundarias, pero hay algo qué nos une de un m0do como con cadenas de amor, el ser lavados por la Sangre de Cristo.

Disfruto demasiado cuando puedo asistir a algún evento internacional e interdenominacional, si es físicamente, ¡lo disfruto a morir!, no me canso de mirar de observar, de cantar, reír, orar, hablar con mis hermanos tan distantes y a la vez tan hermosamente distintos, teniendo un profundo sentimiento de ser Cuerpo de Cristo. Lo mismo me ocurre en grupos de otro tipo, pero si puede ser en vivo y en directo, se me quedan tan pequeñas y atrofiadas ideas minúsculas, mediocres y no bíblicas… Y tengo una sensación preciosas de pertenecer al maravilloso Pueblo de Dios.

¿Te imaginas lo que tiene que ser el cielo? Pues hoy, aquí y ahora, vamos a dejarnos de tonterías que no edifican y te animo a sentirte tan feliz como yo.. Lavados por Su sangre preciosa, salvados por fe gracias a Su Amor infinito… Es de noche sobre mi mar en el silencio, pero me apetece cantar SOMOS EL PUEBLO DE DIOS, te animas? ¡Vamos a gritar al mundo lo que nos amamos y que estamos unidos en Él, para que puedan constatarlo y creer…


Por: Beatriz Garrido

Facebook Comments