+ dos = 3



− 1 = siete


Hablar con el pareciera dificil, para quienes no lo conocen personalmente las opiniones acerca de el varían: loco, filosofo o detractor.

Para quienes ya han tenido un acercamiento personal con Junior, la opinión cambia; una persona muy sensata, intelectual y con un gran amor por la iglesia cristiana de Latinoamérica especialmente de Guatemala. Hijo de dos grandes precursores del evangelio y la educación en Guatemala, ha escrito varios libros uno de los cuales fue betseller «Papa Imperfecto». Aunque se le considera un detractor, el asegura que la razón principal por la que critica a la iglesia es porque la ama.

Por: Alexis Canahui

¿Cómo resumes la historia de tu vida hasta el momento?
Tengo la bendición de haber nacido en un hogar cristiano. Mis padres eran sumamente conservadores como cristianos, pero de mente abierta en cuanto a pensamientos y la vida. Desde niño amé servir a Dios, y desde los catorce años sentí el llamado por parte de Dios para servirle a los jóvenes, relacionando la música y el arte. Tuve la oportunidad de viajar a Estados Unidos en donde pude estudiar comunicación y teología. En Francia, obtuve una maestría en filosofía contemporánea, y una maestría en historia del arte. Cuando regresé a Estados Unidos Dios me llamó de regreso a Guatemala, desde entonces trabajo con jóvenes. En la actualidad soy presidente de la asociación del colegio América Latina, lo cual me hace trabajar con jóvenes todos los días, manteniéndome creativo, activo y hasta sarcástico. Esto me permite darme cuenta de todos los problemas que vive la juventud y, al darme cuenta de ello, reflexiono en cuanto a que estamos haciendo los cristianos con los jóvenes.

¿Cómo te describes cuando estas fuera del escenario y dejas de ser una figura pública?
Parte del problema que tengo es que no me miro como una figura pública, porque siempre soy el mismo… lo que miran es lo que soy.

He tenido que aprender a ser mas humilde y cambiar cosas que a la gente no le gustan porque no tengo vida pública ni vida privada. Es un elemento de autenticidad que para bien o para mal a veces ayuda o puede jugar en contra, ya que por ser autentico muchas veces hay cosas que tenemos para decir  que no precisamente van a gustar a todos. En ese momento es cuando  debemos aprender a ser discretos y tener sabiduría.

¿Qué consideras que es lo que la gente admira u odia de ti?
Algo que la gente podría admirar de mi, es que tengo la capacidad de unir puntos de conocimientos en distintas áreas de la vida, unificándolos para poder ayudar de alguna manera a la gente. Una de las cosas que me han criticado mucho es que soy muy intenso en cuanto a mis juicios y análisis sobre ciertos temas; ciencia, tecnología, cristianismo y varios aspectos más, lo cual es percibido por la gente como cierta arrogancia de mi parte. Por ello he tenido que aprender a vivir con esa crítica, o ser más flexible y tratar de cerrar la boca.

¿Tienes algo de lo cual puedas arrepentirte?
Hay verdades o análisis que he declarado acerca de diversas situaciones en el cristianismo que, si las hubiese hecho en otro tiempo las palabras no serian las mismas.

Desafortunadamente he ofendido a personas que posteriormente me arrepentí de ofenderlas.

Muchos mencionan que aunque duela hay que decir la verdad, pero si vamos a decir la vedad hay que decirla con amor, y eso es algo que en ocasiones olvido con frecuencia.

¿Crees que han tratado de señalarte como un detractor y no como un crítico?

Comúnmente no se espera que la crítica venga de adentro, sino de afuera… En tu caso, ¿Has sido rechazado o excluido de la iglesia por tus opiniones?
Un pastor muy conocido en una ocasión me dijo “Junior Zapata, tu eres muy necesario para la iglesia, pero nunca te voy a invitar a predicar a la mía…” otros han mencionado que me admiran mucho pero que no le hable a su gente.  Los cristianos debemos pensar y analizar lo que estamos haciendo como cristianos; si de verdad somos la influencias que decimos que somos, si tenemos el impacto que decimos que estamos teniendo, si las iglesias pequeñas son mejores que las grandes y viceversa, si es necesario que haya tanta celebridad cristiana, si en realidad conocemos a las celebridades cristianas fuera de la burbuja del evangelio… hay muchas situaciones que debemos analizar y responderlas. Fuera del cristianismo  la gente lo ve positivamente, ya que se dan cuenta que hay alguien que se atreve a hacer estas interrogantes. Por el contrario, dentro del cristianismo las personas se preguntan por que me atrevo a cuestionar todo esto. Yo no trato de herir a nadie, simplemente trato de hacer preguntas importantes que todos los cristianos deberíamos hacernos.

¿Consideras que eres una persona polémica?
Soy una persona polémica por dos cosas: la primera es porque constantemente estoy haciendo cuestionamientos y proponiendo ideas. Otras veces entro a la polémica adrede, pero sé que tengo que aprender a no buscar la pelea a propósito. Lo que sucede en este punto es que mis últimos años de estudio los cursé junto a filósofos que constantemente estaban debatiendo, y en lo personal, tengo mucho pesar de que en la iglesia no haya  debate. Creemos que siempre tenemos que aceptar que la persona que esta enseñando es la persona que tienen la razón. Algo que le digo a mis alumnos es, que no le crean a la persona que esta en el pulpito, deben cuestionarse y leer la biblia, solo hasta entonces podrán decidir si están de acuerdo o no con lo que dicen.

Creo que los que predicamos o damos conferencias debemos ser altamente cuestionados y, si realmente nos basamos en la biblia, ¿Cuál es el miedo?. Como alumnos aprendemos más cuando cuestionamos y debatimos, y no cuando solamente escuchamos y callamos.

¿Qué reacción esperas por parte de los pastores ante tu posición?
Durante 20 años los pastores han tomado mi postura como la de un loco y hereje. En otros casos se han referido a mi como la persona que habla mal de la iglesia, lo cual no es cierto, lo que hago es una critica hacia nosotros los cristianos.

Por  otro lado, Dios me ha dado la bendición de tener muchísimos amigos que son pastores gracias a que siempre estoy abierto a que ellos me llamen y me regañen si es necesario. Pero aún hay muchos pastores que ni siquiera pueden verme.

¿Consideras que hay ocasiones en las que has perdido la cordura?
Afortunadamente aún no he perdido el quicio ni la cordura en cuanto a reaccionar. Las cosas que digo las he pensado, no son del hígado; siempre leo e investigo para llegar a una conclusión. No hablo en base a lo que siento o a mis emociones porque eso es lo que le hace daño al cristianismo debido a que hay muchos cristianos que hablan con el  hígado o en base a nuestras emociones, dejando a un lado la consideración. El profeta Isaías dice: “vengamos y pongamos de acuerdo”(Isaías 1:18) lo cual existe muy poco dentro de la iglesia en general. Primero, porque todos los pastores quieren que la gente vaya a su iglesia. Muy pocas veces he escuchado que alguien mencionen que deben escuchar a otro predicador que no sea él. Segundo, ese pongámonos de acuerdo sucede muy poco, hacemos mas énfasis en las cosas que no estamos de acuerdo en comparación con las que si.

La iglesia cristiana en Latinoamérica a hecho mucho bien a la sociedad, pero  no nos hablamos de ello.  Yo por mi parte trato de estudiar, hacer un análisis y plantear mi propuesta, pero me gustaría que las demás opiniones también fueran  tomadas como propuestas y no como verdades absolutas que alguien mencionó.

En mención de que la iglesia es un cuerpo, ¿En que posición consideras que te encuentras dentro de esta representación?
Todos tenemos una función en el cuerpo, yo soy la uña encarnada. Considero que soy alguien que para bien o para mal he puesto a pensar a las personas cual es la forma en la que hacemos la iglesia. Mi postura se inclina con el pensar, y con saber si lo que estamos haciendo es realmente efectivo a lo ancho de la cultura, hablando de metodología.  Muchos confunden metodología con teología, pensando que yo estoy tratando de botar la teología y su doctrina, cuando en realidad lo que trato de transmitir es que debemos cambiar de metodología, por que mientras la cultura cambia, nosotros seguimos en una iglesia de 1890, por supuesto, con toda la tecnología existente, pero nuestra forma de hacer las cosas sigue siendo  la misma de muchos años atrás.

En relación a tu carrera como escritor ¿Cómo describes los libros que has lanzado?
«El Papá Imperfecto» es el libro más reciente de Zapata.Cuando escribí mi primer libro, Generación Emergente, le di mi manuscrito a Esteban Fernández, quien en ese entonces era presidente de Editorial Vida. Luego Lucas Leys comentó que ese libro debía ser publicado. Mi agradecimiento hacia ellos es muy grande, ya que el lanzamiento del libro estaba programado para el año 2006, pero Lucas Leys hizo posible que fuera publicado un año antes de lo previsto. Este libro es una crítica del porque como iglesia estamos perdiendo la mente y el corazón de los jóvenes. Con la ayuda de Esteban y Lucas el libro se posicionó en varias partes de Latinoamérica, ayudó a mucha gente así como también enojó a otra gran parte. El libro lo hice encuestando a 10 mil jóvenes de Latinoamérica acerca de cual es su perspección hacia la iglesia.

Imagen: «El Papá Imperfecto» es el libro más reciente de Zapata.

Luego, escribí Agorafobia, que trata del miedo que tenemos como iglesia de salir al  mundo. En el propongo que ya es hora que los jóvenes cristianos hagan amistad con los jóvenes no cristianos, que los artistas cristianos se involucren con los artistas no cristianos… debemos involucrarnos con personas seculares para crear un verdadero cambio.

Papá Imperfecto es mi tercer libro. Este es un libro para el mercado secular. El último es, Elvis, Pitágoras y la historia de Dios,  en el habló del arte y la ciencia como amigos de la fe. Es un libro que ayuda a los jóvenes que están interesados en el tema del arte y de la ciencia, asimismo cuestiona el porque ha dejado a un lado estos temas.

¿Haz tenido que pedir perdón?

¿Cuál es la faceta de Junior Zapata que nadie conoce?
En los últimos años me he dedicado a mentorear, (lo cual definitivamente no es coaching) a muchos jóvenes de Guatemala y de muchos otros países, con los cuales conversamos durante tres o cuatro días. En ese tiempo  no hacemos otra cosa más que hablar de la dirección que su vida está tomando y como puedo ayudarlos en ese proceso. Dios me ha dado la bendición de conocer a  mucha gente, y lo que hago es recomendarlos con personas que pueden ayudarlos en su vida o carrera profesional. Dedico gran parte de mi tiempo a mentorear desde músicos, hasta políticos. En general apoyo a todas las personas que desean alinear  varias cosas de su vida para brindar un servicio más profundo, en ese proceso necesitan que alguien los acompañe y camine con ellos, es como un discipulado, pero prefiero llamarlo mentoreo. También, tengo un programa en el cual realizan algunas tareas, leemos y compartimos libros; les brindo temas para que aprender.

El mentoreo es algo muy remunerante, pero también es algo necesario, ya que si tenemos un buen conocimiento, debemos verterlo en otras personas.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!