× siete = 56



siete + = 12


Uno de los temas más importantes que como guatemaltecos exigimos de nuestras instituciones es la transparencia.  La crisis que ha afectado a nuestro gobierno ha tenido como causa raíz la falta de claridad en la gestión de los recursos públicos que provienen de los impuestos que la gran mayoría de nosotros paga.

La falta de transparencia provee el caldo de cultivo perfecto para la malversación de fondos, el enriquecimiento ilícito y la conformación de alianzas obscuras que lejos de beneficiar al país o a las personas más necesitadas, benefician únicamente a los actores principales de estas transacciones…tanto en el sector público como el privado.

Por: Juan Callejas

La iglesia evangélica en Guatemala no es ajena a este flagelo. Al menos dos casos de notoriedad mediática en los que se ha señalado a personas influyentes en círculos evangélicos, tienen que ver con temas de transparencia en la gestión organizacional y financiera de sus organizaciones específicas.  Sin embargo, estos temas son el resultado de prácticas poco transparentes –aunque quizás no sean malintencionadas- en la manera en que instituciones como las iglesias evangélicas se organizan en Guatemala tanto frente al Estado como entidades legales, como a lo interno como organizaciones de trabajo.

La falta de transparencia en cómo se organiza y gobierna una iglesia por dentro y la poca formalidad en general de las iglesias en Guatemala en su inscripción legal ante el Ministerio de Gobernación, la SAT y otras instituciones, presentan oportunidades para la corrupción.  El utilizar la organización e influencia eclesial para montar negocios paralelos de cualquier índole o valerse de la posición de liderazgo e influencia para obtener privilegios ante las autoridades públicas es un problema real que debe encararse y del que cada uno de nosotros como miembros de distintas iglesias locales debe estar atento y esperar y exigir del liderazgo algo distinto, algo mejor.

La legislación guatemalteca exige que cada iglesia se registre legalmente en el Ministerio de Gobernación.

Más que criticar, quisiera proponer algunos caminos de acción concretos que toda iglesia puede tomar para convertirse en modelos de transparencia en un contexto y cultura dónde esta idea es casi foránea o en el mejor de los casos, un inalcanzable sueño.  Sin embargo, como cristianos estamos llamados a “andar en la luz como Él está en la luz…” y como resultado, “tendremos comunión los unos con los otros…” (1 Juan 1:5-10).  ¿Cuáles son las propuestas?

  1. Constituirse legalmente: La legislación guatemalteca exige que cada iglesia se registre legalmente en el Ministerio de Gobernación.  Este es el primero y más importante paso para operar de manera transparente y legal.
  2. Replantear el modelo interno de gobernanza: Hasta ahora, la mayoría de iglesias se gobiernan bajo un estilo episcopal que gira alrededor de un gran líder o personalidad.  La sugerencia es moverse a un modelo de gobernanza presbiteriano, o sea, a que cada iglesia constituya un consejo de ancianos de acuerdo a los requerimientos bíblicos del Nuevo Testamento y que el mismo pastor que encabeza la iglesia se sujete a la autoridad de este cuerpo colegiado y de esa manera, haya mayor y mejor rendición de cuentas.
  3. Transparentar la gestión financiera: Sugiero transparentar la gestión financiera en el manejo de diezmos y ofrendas a través de garantizar la trazabilidad de cada centavo que se reciba.  El no aceptar ofrendas en efectivo (a menos que se identifiquen en un sobre con datos del ofrendante), dádivas en especie sin que se haga el cambio de propietario a nombre de la iglesia, y transparentar los presupuestos de ingresos y gastos al consejo de ancianos y a los miembros de la congregación, ayudará a generar confianza y evitará muchos problemas y tentaciones.
  4. Enfocarse en ser y hacer iglesia: Toda iglesia tiene un mandato de parte de Dios claramente explicado en la Biblia.  Las tareas fundamentales de lo que hace y constituye una iglesia se han dejado de lado en la búsqueda de atraer más personas y lamentablemente más recursos económicos a través de la predicación de un evangelio que lo menos que tiene son “buenas noticias”….el falso evangelio de la prosperidad.  Ante tal situación, el llamado es que las iglesias se reformen según la Palabra de Dios y constantemente revisen sus acciones a la luz de la Palabra y se enfoquen en lo que Dios los ha llamado a hacer:
    1. Reunir a los creyentes para adorar a Dios y enviarlos en misión hacia sus vocaciones en la sociedad.
    2. Instruir y discipular a los creyentes a través de la exposición y enseñanza de la Palabra de Dios.
    3. Administrar de manera fiel y consistente los sacramentos del bautismo en agua y la cena del Señor.
    4. Volcarse por amor a Dios y al prójimo, y en respuesta al Evangelio, a servir a la comunidad inmediata en donde han sido plantadas.

Hay esperanza para la Iglesia.  Dios jamás nos abandonará y siempre nos sostendrá por Su Gracia.  Es hora de asumir nuevos compromisos a favor de una Iglesia enfocada en el Evangelio, que verdaderamente ama a las personas, y que huye de las tentaciones de las riquezas, el poder y la influencia.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!