siete − 3 =



− tres = 5


Muchas entidades no lucrativas en Guatemala, incluyendo las iglesias, han crecido en sus ingresos y proyectos a través de los años, lo cual ha permitido la inversión y adquisición de bienes muebles (mobiliario oficina, infraestructura de sonido, vehículos, etc.) como  bienes inmuebles.

Por: Lic. Guillermo Iturriaga

Por lo regular, las organizaciones sociales y de culto, empiezan con la infraestructura básica para realizar sus fines y objetivos, contando apenas con miembros iniciales y alquilando algún tipo de local u oficina. Esto impide, al inicio de actividades,  la generación de una estrategia de protección patrimonial, dado que inicialmente no es necesaria. Sin embargo, con el paso de los años y el crecimiento institucional en todos sus aspectos, los bienes van agregándose de forma desordenada al uso y utilización de los miembros de la entidad. En cierta medida, se va perdiendo un sentido “lógico” de protección de los bienes adquiridos, no existiendo una verificación formal o inventario de los bienes que forman parte del patrimonio; incluso, se mezclan los bienes patrimoniales de la entidad con los de los representantes legales o pastores, generando un alto riesgo de pérdida de dichos derechos por el simple descuido. El riesgo también se incrementa porque las iglesias también generan ingresos de diferente tipo, lo cual los expone a más riesgos legales (actividades de colegios, librerías, conciertos, retiros, etc.)

Ante esta situación, existen pasos prácticos para mejorar la protección jurídica de los bienes de una Iglesia:

  1. Verificación de la personalidad jurídica de la iglesia. Parte básica de la protección patrimonial de los bienes de una congregación, es la existencia legal de dicha entidad. No puede existir una protección de patrimonio, si la entidad no existe en la vida jurídica del país. Actualmente, el proceso de reconocimiento de la personalidad jurídica se ha viabilizado notoriamente, por lo que no existe excusa para no realizar el trámite. Además debería contarse con: a) Nombramiento de representante legal vigente, o bien, mandatario general con cláusula especial; b) libros legales de actas de junta directiva y asambleas inscritos (en Registro de Personas Jurídicas); c) sesión de junta o asamblea que autorice compra o venta de algún bien. No está demás indicar, que no debería adquirirse ningún bien a nombre de una persona particular.
  2. Análisis del sistema de contratación. Aunque esto en sí mismo representa un riesgo legal independiente y que debe tratarse por aparte, el no llevar un proceso adecuado de contratación sí genera un riesgo de pérdida de patrimonio, debido principalmente, a que la falta de contratos de trabajo, de sistemas de contratación y documentación de expedientes de los trabajadores, falta de controles en las medidas disciplinarias o despidos de los trabajadores, por lo regular confluyen en demandas, que implican embargos de cuentas bancarias, o incluso en embargo de bienes inmuebles, por demandas con montos muy superiores a lo que cualquier persona común pensaría. Llevar inadecuadamente la contratación laboral, implica automáticamente poner en riesgo el patrimonio de la iglesia u otra entidad.
  3. Verificación contable de los bienes y activos de la entidad. Luego de la adquisición legal de los bienes, como paso lógico es la incorporación e inventario de los mismos a nivel de los procesos contables. Esto no sólo es algo necesario, sino también permitirá la adquisición de créditos y otras ventajas financieras (mediante la comprobación de cualquier posible acreedor) de los activos y bienes institucionales.
  4. Documentación adecuada de adquisición de bienes en libros de actas. No es suficiente contar con los libros legales (no confundir con los libros contables o con “stickers” proporcionados por la SAT), sino que también el control y proceso adecuado de los libros de actas, permiten la defensa de los bienes institucionales. Esto sin olvidar ser asesorados legalmente en la compra y proceso de escrituración de los bienes.

Acerca del autor: El licenciado Guillermo Iturriaga es director del área de entidades No lucrativas en Central law Guatemala. Puedes escribirle al correo: giturriaga@central-law.com

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!