CÓMO ESCRIBIR UN LIBRO, SEGÚN DAVID SOLÁ

Recientemente conversé con David Solá, un escritor español que aunque no resuene su nombre, seguramente sus libros sí, algunos de sus títulos son: Nunca me olvidaré de ti, Lo siento te amo, Amar es más sencillo, entre otros. Aunque su línea editorial va más por el lado de la novela romántica, David, quien también es Psicólogo Clínico de profesión, también ha escrito títulos como: Educar sin maltratar, Nuestros hijos, nuestros maestros… Muy amistoso nos cuenta de su trayectoria como escritor, así como su perspectiva de lo que es la aventura de “Escribir”. 

¿Proviene de una familia de escritores?
No, eso fue algo que nació espontáneamente, desde joven en la escuela disfrutaba mucho hacer los trabajos de redacción, narrar historias… pero lo dejé un tiempo suspendido, porque una vez me presenté a un concurso y todos los miembros que estaban del jurado me dijeron: “tenías que ganar tú, pero alguien dijo que tú lo habías copiado de un autor español, Garzilazo de la Vega”, yo en aquel momento ni conocía a ese autor; el premio lo ganó el hijo de la directora del concurso. Eso me enfrío un poco, pero pasando los años esa inquietud interior volvió a renacer, empecé a escribir artículos para revistas, empecé a escribir materiales que fueran útiles, ya que siempre lo que me ha movido es escribir algo que sea útil, por ello me he inclinado en los géneros literarios como la novela y la educación. 

¿Cuál fue su primer libro?
“El Cristiano y La Mente”, lo escribí hace ya 20 años con la editorial Clie; eran técnicas de estudio “evangelizadas”, ya que contenía ejemplos de la biblia con textos bíblicos. Se hicieron varias ediciones, pero cuando decidimos lanzarlo al ámbito secular tuvimos que hacer algunos cambios, el texto seguía siendo el mismo, las mismas técnicas, pero los ejemplos distintos. Un crítico literario que colaboraba en la editorial Círculo de Lectores en España, lo calificó como un libro genial, pero los ejemplos muchos no los comprenderían, por esa razón los cambiamos para el mercado secular.

¿Qué ha cambiado hoy en el proceso de escribir un libro, en comparación a 20 años atrás?
En lo personal he visto que han cambiado los sistemas de impresión, ya no se imprime como antes. Gran parte de los cambios  que han habido es por la evolución a los sistemas digitales, ahora se puedan descargar los libros desde internet; todo eso ha hecho que la divulgación y la extensión de los libros sea mucho más fácil y rápida.

Como escritor los cambios han sido similares ya que hoy en día hay más divulgación de técnicas de escritura por medio de internet, antes no era así, incluso a mí no me enseñaron cómo estructurar un escrito, eso lo aprendí yo con la práctica. Para mí ese ha sido el proceso: primero tener una idea y luego construir un temario, el siguiente paso es estructurarlo, redactarlo y revisarlo; luego de que ya lo ha visto el corrector ortográfico y de estilo, como mínimo, cada libro lo reviso tres veces hasta quedar totalmente terminado.

¿Cuáles son las técnicas que utiliza para escribir sus publicaciones?
Todo lo que está escrito en mis libros son técnicas que yo he tenido que experimentar en la práctica y al ver los resultados me ha dado autoridad moral para poderlo escribir; no lo hago si no tengo la certeza de que aquello va a ser útil para las personas; dado esto, una de las técnicas o estrategias que siempre utilizo es experimentar, si no lo experimento no lo escribo, por ejemplo en el libro “Víctima de víctimas”,  yo recibí la formación de Hellinger y sus discípulos, él fue el creador de la terapia sistémica transgeneracional, y hay cosas que él dice que se hacen de cierta manera, pero en mi experiencia personal, esto lo he vivido de otra manera, pero para tomar información, ya sea de conocimiento o de experiencia, para concretarlo en un libro, sigo ese proceso.

¿Actualmente, cómo ve las oportunidades para los nuevos escritores?
Si escribes algo acerca de lo mismo, posiblemente no haya mucha proyección, pero si transmites algo que despierte el interés, enseguida ves que se expande. Muchos escriben porque les gusta, pero hay que escribir algo que pueda interesarle a alguien; desde ese punto la expansión está garantizada.

Y ¿qué consejo les daría?
Tienen que tener un tema que ellos realmente sientan, que lo vivan, que los motive a decirle “algo” a alguien, cuando hay una pre-disposición psicológica lo demás viene de forma natural, con eso quiero decir que, una vez que el escritor se siente motivado para aducir algo, debe tratar de estructurarlo y a partir de ahí se trata de ver toda la información que existe en el tema a tratar, pero siempre tiene que acotarlo, ponerle límites.

Por: Alexis Canahui

Facebook Comments