5 × = quince



+ cinco = 11


La diferencia entre una persona que tocó el cielo y una que no lo hizo es simplemente la actitud de comenzar y continuar sin claudicar.

Hay dos opciones en la vida: desafiar tus temores y limitaciones o esperar sentado en la silla del infortunio a que el viento se lleve tus más profundas aspiraciones. Tu destino es maravilloso, pero si te equivocas de camino, se tornará gris y lleno de angustias.

Por: Alexis Canahui

Tienes todo el potencial para llegar a lo más alto de esa montaña. Deja de verla y atrévete a iniciar el viaje, solo o acompañado, no esperes la aprobación de nadie; tampoco pierdas más tiempo esperando a estar listo. La diferencia entre una persona que tocó el cielo y una que no lo hizo es simplemente la actitud de comenzar y continuar sin claudicar. Con frecuencia hago esta oración: “Señor, Muéstrame tus caminos, no quiero extraviarme, y cuando piense en claudicar, por favor, dame una señal de tu poder. Cuando tu amor no me sea suficiente, hazme sentir tu gloria. Como lo hiciste ayer, necesito verte hoy, ya que no puedo seguir sin ti”.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!