ocho − 7 =



uno × = 2


Siempre debemos estar atentos a dar paso al nuevo liderazgo que habrá de reemplazarnos.

La única forma de crear una cultura permanente de abrir espacios al nuevo liderazgo en nuestras organizaciones es cediendo autoridad y poder.

Hace muchísimos años, en el libro En busca de la excelencia, de Thomas J. Peters, y Robert H. Waterman, Jr., leí una  frase que decía: «Uno puede convertirse en un “líder tapón” o en un “líder escalera”».

Lo natural es que las personas siempre crezcan. Nunca trates de encerrar a tu gente en una botella y pongas la tapa en ella, porque el que irá para afuera serás tú. La gente va a seguir creciendo y te va a expulsar, no lo dudes.

Pero si eres una escalera, tú vas a ir subiendo escalón por escalón, y subirás y, al subir, la gente va a crecer. Estarás creando espacios para que crezcan los que vienen detrás de ti.

También, conviene relevar y dar descanso a un líder que manifiesta cansancio o desánimo. Hay que darle descanso a quien lo pide, pero nunca hay que aprovechar esos momentos de cansancio del líder para hacer cambios en la estructura.

Si le damos descanso, tenemos que ser correctos y dejarle descansar con la seguridad de que, cuando vuelva, encontrará su posición. No quiere decir que no sigamos avanzando, lo natural es creer, pero el que descansa debe hacerlo sabiendo que retomará su caminar en el lugar donde quedó cuando inició el descanso. Qué triste es no tener a dónde regresar después de haber tomado ese anhelo y urgente descanso.

“Hay organizaciones donde nadie se atreve a ir a descansar porque, durante el sueńo, les roban la posición”.

Y esto tiene otra cara también: algunos llevan a la gente a un cansancio tal, que cuando están fatigados ya no les  son más útiles a sus propósitos y los desechan. Nunca obtuvieron descanso y fueron explotados y desechados.

Mucho cuidado, porque esto no es el modelo del liderazgo de Dios. Su modelo es dejarte descansar honrándote y que, cuando vuelvas, encuentres lo mejor de lo que tú has sido parte. Si no lo haces así , los otros lo repetirán, entonces, nadie querrá irse y el problema es que tendrás una entidad o un ministerio o una compañía con un equipo de gente cansada que se quemará con agotamiento.

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!