Apoye a su equipo de voluntarios

La primavera pasada, en el sur de Ohio tuvimos un vaivén enorme de temperaturas cálidas y frías. Llevaba chanclas un martes y luego un jueves llevaba un abrigo de invierno. Aunque el clima parecía un paseo en el parque de diversiones comparado con la entrada de la primavera, hay una cosa cierta: las estaciones cambian.

Finalmente, los abrigos de invierno volvieron al armario y fueron reemplazados por suéteres livianos. Lo mismo podemos decir sobre las estaciones en el ministerio, al trabajar con voluntarios. Al igual que nuestros cambios estacionales, las personas que sirven en nuestras iglesias también sufren cambios en sus vidas. Nos guste o no, el mundo exterior influye en cómo nuestros voluntarios se ocupan de servir en nuestras iglesias. Si se encuentran en una difícil temporada en su vida, ya sea una situación laboral estresante, problemas de matrimonio o incluso solo una tarde de deportes ocupada para sus hijos, su participación en nuestros equipos se verá afectada.

Si te encuentras en una situación como esta con uno de los miembros de tu equipo, aquí hay algunas ideas simples, en que nosotros, como líderes, podemos apoyarlos.

Dale espacio

Si parece que servir en su equipo se ha convertido en una tarea ardua o incluso una carga para el voluntario, tenga una conversación con sobre su horario de servicio. ¿Sirven todos los fines de semana? ¿Cómo se vería si descansara un domingo al mes? ¿Dónde asignar un espacio para que tengan tiempo para descansar? A veces, un voluntario tendrá que tomar un descanso completo del equipo por un cierto período de tiempo. Puede convertirse en una carga, pero la salud de su miembro del equipo es mucho más importante que ponerlo a servir un domingo por la mañana.

Sé un líder que escucha

No preguntes cómo van las cosas, ¡escucha! Con demasiada frecuencia nos preguntamos cómo alguien está viviendo, pero no nos tomamos el tiempo para escuchar lo que dicen. Siéntate antes o después de un ensayo y solo escucha. Es posible que no necesiten consejos, simplemente podrían necesitar desahogarse y saber que a alguien le preocupa la situación que están atravesando.

Ora con ellos

Antes o durante cada ensayo con nuestro equipo, nos tomamos el tiempo para compartir lo que está sucediendo en nuestras vidas y cómo podemos usar la oración. Esto nos permite escuchar qué necesidades hay pero, dejamos pasar la oportunidad de orar juntos. La forma más importante en que puede apoyar a sus voluntarios es orar con ellos.

Extender gracia

Si has estado en el ministerio por un largo período de tiempo, sabes que hay veces en las que recibirás quejas y frustraciones de las personas. Puede ser solo un desahogo de lo que han estado tratando en su familia o en el trabajo. Siempre evalúe los problemas planteados por un voluntario, pero también tenga en cuenta que las emociones pueden ser más sensibles debido a lo que están enfrentando y podría ser que haya algo mucho más profundo.

Trabajar con voluntarios puede ser un gran desafío, ¡pero también es una gran bendición! Esté allí para ellos, esté dispuesto a hacer ajustes cuando sea necesario y, sobre todo, ore por ellos. No solo sus voluntarios crecerán y se beneficiarán personalmente, sino que la salud de su equipo florecerá a medida que haga todo lo posible para cuidarlos como su líder.


Kim Porter, Directora musical en The River Church

Facebook Comments