seis − 4 =



+ dos = 8


La iglesia Vida Real en Guatemala está celebrando su aniversario número 15.  Sin duda, ha sido un período de ver incubar y nacer en realidades concretas muchos sueños.

Desde las primeras reuniones en hotel Intercontinental hasta los múltiples “puntos” y las dos estaciones de radio que desde allí generan contenido para los guatemaltecos —y con el milagro de internet, para todo el mundo—, iglesia Vida Real se ha instalado en Guatemala como una congregación dinámica, creativa e influyente.

He tenido el privilegio de conocer a muchos de sus líderes, también he sido privilegiado con participar en algunos programas de Radio Ilumina 98.1, y tengo varios muy queridos amigos y amigas que allí han encontrado un hogar y familia espiritual.  Vida Real también ha jugado un papel protagónico en la vida nacional.  Se han realizado eventos como la proyección del documental “Invierno Demográfico” hace algunos años que trajo a revisión varios paradigmas en cuanto a la familia que nos afectan mucho.  Su pastor general, Rony Madrid, lideró un importante esfuerzo de oración por nuestro país y su libro “La Vuelta al Corazón en 40 días” sigue teniendo mucho impacto en personas y familias.  También en las elecciones pasadas, las instalaciones centrales de Vida Real fueron la sede para un importante foro de candidatos presidenciales que sin duda tuvo algún grado de influencia en la intención de voto de la ciudadanía en general.

Quique Godoy, Eduardo Magermans, Rony Madrid; Moderadores del Foro Político #YoSoySamuel. / Fotografía: Revista actitud

Hacer iglesia no es fácil.  Una institución con 15 años de existencia da testimonio del arduo trabajo que conlleva unir a personas alrededor de una causa, y en el caso de Vida Real, la causa ha sido el Evangelio.  El ambiente social y cultural que se respira presenta fuertes retos para los próximos años en el futuro de Vida Real.  Guatemala evidencia más que quizás nunca fue la “nación cristiana” que todos hemos aprendido a creer y que la ambigüedad doctrinal, los recientes escándalos que impactan a la iglesia evangélica, y el analfabetismo bíblico de la gran mayoría de las personas que se consideran cristianas hacen evidente a través de conversaciones y publicaciones en redes sociales, se convierten en un fuerte llamado a la reflexión de hacia dónde y cómo se debe trazar el camino al futuro.

En la retransmisión de un mensaje predicado por Rony Madrid que escuché hace poco en El Camino FM, Rony empezó a esbozar algo para la congregación que, a criterio de un servidor que no es miembro de Vida Real, podría contener la clave y el fundamento sobre el cual Vida Real puede construir no solo los próximos 15 años, sino el resto de su trabajo y gestión hasta el día que el Señor les permita seguir sirviendo.  En ese mensaje, Rony empezó afirmando como iglesia, afirman la postura calvinista con respecto a la salvación.  Recuerdo que cuando escuché eso, me emocioné muchísimo.  Pude comprobar en sus postulados doctrinales que eso es efectivamente lo que públicamente afirman como iglesia. Si bien en esa prédica específica Rony se limitó  a explicar que parte esencial del pensamiento calvinista es que “la salvación no se pierde”, sabemos que ese es un buen comienzo para explorar, estudiar, enseñar, internalizar y aplicar en cada uno de los distintos ministerios e iniciativas de la iglesia, el legado que el pensamiento reformado nos ha heredado y del que, en este año que marcamos los 500 años de cuando Martín Lutero clavó sus 95 tesis en Wittenberg, la mayoría de evangélicos en Guatemala desconoce y aprecia poco.

Iglesia Vida Real punto Norte, ubicado en el C.C. Metronorte. / Fotografía: Revista actitud

Esta sería mi exhortación en este 15 aniversario, que coincide también con el mismo año que marcamos los 500 años de la Reforma:  Sean como iglesia agresivamente intencionales en centrarse en el Evangelio, en tomar sus postulados doctrinales y expandirlos y enseñarlos con la creatividad y dinamismo que les ha caracterizado, a todos sus miembros.  En épocas de ambivalencia y ambigüedad, asumir posturas concretas y firmes es extrañamente atractivo para un mundo confundido que no sabe cómo y donde echar raíz.  En sus postulados lo tienen claro: Jesús, el Evangelio, la Escritura.  No hay bases más sólidas sobre las cuales soñar hacia adelante y de las que nunca -por más tentador que sea- deberían apartarse.  Construyendo sobre este fundamento, lograrán que cada día se fortalezca y se vuelva más genuina, enfocada y humana la comunidad de personas que hoy llaman a Vida Real su casa y familia.

¡Felicitaciones, sigan adelante y que el amor del Padre, la gracia del Hijo y a comunión del Espíritu Santo les acompañen, fortalezcan, guíen y sostengan siempre!

Soli Deo Gloria

Texto: Juan F. Callejas | Fotografías: Revista actitud

Deja tu comentario:

comentarios

No Hay Más Artículos
Welcome to my blog!